lunes, 15 de abril de 2013

11.- El Espíritu Santo



11.- El Espíritu Santo

 El Espíritu Santo Es El Amor de Dios, Es la Esencia de Dios, lo Que Dios Es en Sí Mismo, porque Dios Es Amor.

 Dijo El Señor que Él Vino a Traer Fuego sobre la tierra y Que desearía Que ya Estuviera Ardiendo, y en el mismo evangelio según San Lucas dijo dará El Espíritu Santo al que se lo pida.

 El Señor Vino o Se Reveló para eso, para darnos El Espíritu, El Amor de Dios, para darnos a Dios mismo, para reestablecer la comunión con Dios para que podamos recibir El Espíritu-Amor.

 No lo recibimos porque no loo pedimos, porque no lo queremos, y porque estamos muy equivocados respecto del amor. El Amor Verdadero, Dios, no viene a exaltar al hombre, no nos adula, no nos da la razón, porque Él Es La Verdad, no nos engaña, no nos hace creer que somos dioses como deseamos creerlo por miedo, preocupados por nosotros queriéndonos asegurar ser amados, adorados, tomados en cuenta y no despreciados.

 Dios no miente, no engaña nos hace crecer, madurar, dejar de ser nenes celosos de sí, caprichosos y miedosos que se encierran-abisman-hunden y pierden en su miedo, que se ahogan en su angustia y desesperan en su obsesiva e inútil preocupación por sí.

 El Amor de Dios Se Revela educándonos, corrigiéndonos, haciéndonos crecer, madurar, enseñándonos a amar y ayudándonos a hacerlo bien, nos conduce a la madurez espiritual, a la evolución espiritual, un verdadero crecimiento de la Vida-Presencia de Dios en nosotros, de Su Espíritu de Amor.

 Su Espíritu-Amor, no nos exalta, no nos altera, no nos vuelve unos histéricos nerviosos desesperados que hacen cualquier cosa por lograr atención, por llamar la atención de Dios y de otros y por hacerse obedecer, seguir, aceptar, etc., y tampoco nos da la razón, ni nos vuelve cultores de nuestra imagen-personalidad, es decir, fanáticos de nosotros mismos.

 Pedir a Dios El Espíritu y hacer lo que se nos viene en ganas, no es recibir su Espíritu, es engañarse a sí mismo, Él no envía Su Espíritu para exaltarnos a nosotros, alzarnos, levantarnos, elevarnos, hacernos adorar, amar, aceptar, reinar, sino que lo Envía para levantar, Exaltar a Su Hijo, para Revelar al Señor y darnos Vida en y por Él.

 En Esencia, El Espíritu de Dios, se Revela como Fuego Purificador en El Principio de una Verdadera Vida Espiritual, de aquella que consiste en seguir al Señor en El Camino de Su Voluntad, el de la Revelación.

 Se dice en principio, porque a la vez va Iluminando y obrando una verdadera Unión, es decir, al seguir al Señor en este Camino, el de la Revelación de Su Voluntad, se han a la vez las tres vías de la vida espiritual tradicionalmente conocidas, purgativa, iluminativa y unitiva, adelantando en poco tiempo en perfección, creciendo en Espíritu, madurando en Espiritualidad, pues se va a la esencia y se comienza por el principio mismo Que Es Dios, que es aceptar a Dios, recibirlo y entregarse a Él.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...