lunes, 15 de abril de 2013

16.- El Cielo



16.- El Cielo

 Hay una antigua frase olvidada, como todo lo que tiene que ver con la verdadera y simple espiritualidad, que reza, ‘meditare novisima tua, et in aeternum, non pecabis’, es decir, ‘meditaré en las postrimerías y en adelante no pecaré’.

 Se llama ‘postrimerías’, a las destinaciones del alma una vez que se separa del cuerpo, es decir, habiendo pasado por el velo de la muerte, y hay tres, Cielo, Purgatorio e infierno.

 El Cielo es un estado y un lugar. Como lugar se halla altísimo e inaccesible, pues al ser enteramente espiritual y puro, no se lo puede ver o tocar o percibir materialmente, aunque, quien allí reside, habita, sí puede intervenir en el mundo material.

 El Cielo fue creado por Dios como se halla descrito en el primer libro de la Biblia, y detalles al respecto pueden leerse en las obras de la Venerable Sierva de Dios Sor María de Jesús de Ágreda, la Santa A. C. de Emmerich, María Valtorta y Luisa Picarreta.

 Como dice San Pablo, “En realidad no estamos lejos de Dios, porque en Él vivimos, nos movemos y existimos”, debido a que, siendo Espíritu, y su Reino, El Cielo, Espiritual, puede estar en cualquier lugar, además de altísimo en los Cielos.

 Como estado, El Cielo, se halla en los que han triunfado, tanto Ángeles como humanos que han superado la prueba del Amor y de la Humildad y han alcanzado el premio, han entrado en el Cielo, en el lugar Cielo.

 Es decir, es el modo de ser y estar de aquellos que habitan en el lugar llamado Cielo, de aquellos que permanecen en Dios y Dios en ellos, porque Él Es en tales criaturas que son suyas, Él Vive y Reina.

 La novedad de estos tiempos es que, al Revelar El Señor El Camino de los Caminos, o El Camino en El Camino, (El Camino de la Revelación de la Divina Voluntad), podemos alcanzar El Cielo aun hallándonos de paso por el mundo, en tierra, sin necesidad de pasar por la muerte primera que es la que separa el alma del cuerpo.

 Esto es posible porque El Señor nos introduce en El Cielo, en el estado Cielo, y lo hace si Vive y Reina en nosotros como en El Cielo, acá en la tierra, si Se Hace Su Voluntad como en El cielo, en la tierra de nuestra vida-mundo-corazón.

 Ésta es la importancia de aceptar Su Voluntad y de colaborar en Que Se Haga, para que Él Viva y Reine en nosotros, porque donde El Señor Vive y Reina, donde Permanece y se Halla vivo y Presente, hace El cielo, porque Él mismo Es El Cielo.

 Al ir recibiendo-aceptando la Revelación de Dios, vamos recibiendo Su Espíritu-Amor, lo vamos recibiendo a Él, y al Vivir-Reinar-Permanecer en nosotros, va haciendo El Cielo en nuestro interior, porque nos va introduciendo en su interior, en el Misterio del Dios Vivo y Verdadero, El Misterio del Amor Puro y Santo, Espiritual y Perfecto, nos va transfigurando y transubstanciando.

 Así es que podemos hallarnos en el estado Cielo, encontrándonos aun de paso por el mundo, lo que implica estar en Presencia de Dios, en contemplación continua por el Don de Su Espíritu-Amor-Revelación, y esto es porque queremos verlo-amarlo-aceptarlo-obedecerlo.

 La manera de alcanzar el estado Cielo, es aceptar la muerte mística, o sea, renunciar a sí mismo, a la propia voluntad para colaborar en Que Se Haga la Voluntad Divina, es dejarse crucificar por El Señor, es varar la Santa Cruz de la Revelación haciendo un Santo Sacrificio de renuncia a sí mismo hasta la muerte, y muerte en Cruz para que en nosotros Viva y Sea, Reine y Haga El Señor Su Voluntad.

 Del lugar Cielo, no se sale, es decir, aquellos Ángeles y humanos que pasaron la prueba e ingresaron en El Cielo, permanecen en Él.

 Del estado Cielo se puede salir, es decir, se puede mudar, cayendo en un estado de purgación o de infierno, salvo que se haya alcanzado la Pre-Santificación.

 Pre-Santificación, es Don de Dios, un estado definitivo, el alma alcanza El Cielo hallándose de paso por el mundo y superadas todas las pruebas, es confirmada por Dios en ese estado de manera irreversible e inmodificable, como ocurrió con los Apóstoles en Pentecostés, y con algunos Santos, como por ejemplo, San Francisco de Asís.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...