domingo, 21 de abril de 2013

36.- EL ‘YO’, ES EL ANTICRISTO PERSONAL



36.- EL ‘YO’, ES EL ANTICRISTO PERSONAL

 Si bien todos recibimos los Siete Sagrados Dones del Espíritu Santo cuando aceptamos a Dios, Su Revelación, cuando recibimos al Hijo, Su Palabra queriendo Que Reine, Que Se Haga Su Voluntad, recibimos mas particularmente de un Don que de los otros seis, y la preeminencia o preponderancia de este Don, determina al espíritu que pertenecemos.

 Habiendo ocurrido el pecado original, habiéndonos vaciado de Dios y hundido y perdido en la propia nada, en el abismo de nuestra miseria, quedamos con los siete vicios capitales que son los siete abismos que se forman en el interior al quedar sin los Siete Sagrados Dones del Espíritu Santo.

 Así es que, en el lugar del Don particular, tenemos un vicio dominante, particular, que es en el que nos vamos deformando, creciendo y formando nuestra vida, construyendo en la arena, dejándolo que nos domine y que el adversario nos tiente para aumentarlo dominándonos, esclavizándonos por ese lado.

 Esto debemos conocerlo para aprender a seguir al Señor y obedecerlo, purgando los vicios y eligiendo los dones, pero, purgando especialmente el que es principal o dominante, pidiendo el Don del Espíritu debido y Predestinado como particular y cultivando la Virtud que es consecuente.

 Considerar que el enemigo va soplando-vomitando su inmundo espíritu, sus siete vicios, y aquel que es particular de cada uno, porque así a entrando y ahí va siendo él en cada alma, adueñándose de ella, comiéndola, consumiéndola, vaciándola, dejándola como una pasa, muerta y reseca, retorcida y deforma, a cada instante mas sin Dios-Vida-Verdad, sin Amor y sin voluntad de amar.

 Cuando elegimos nuestra voluntad, en realidad el adversario nos esta imponiendo su voluntad, y es así que nos enlaza, atrapa, domina y pasamos a pertenecerle, se adueña de nosotros y nos succiona la vida como sanguijuela.

 En este proceso, va generando un vacío-ausencia de Dios, un olvido de Él, un obsesivo y miedoso pensar en sí, preocuparse por sí mismo y lógicamente, el querer hacerse adorar suponiendo que así nos llenamos o liberamos del vacío que nos aqueja, que nos liberamos del miedo de no ser amados.

 Eso que se forma en nosotros mientras el enemigo va prevaleciendo haciéndonos creer que hacemos lo que queremos, es como una hernia en el cuerpo, algo que duele y que vive de nosotros, es como la corrupción en las naciones, como una deuda, y es un espíritu, es el ‘yo’, es la imagen o personalidad que nos damos, aquello que esperamos y queremos, demandamos, imponemos y exigimos que sea visto, adorado, aceptado.

 También es como un hijo que surge de la unión con el adversario, y es el anticristo personal, el reinado, la presencia de satanás en nosotros, su ser y hacer, su imperio-dominio, y como hijo de su maldito padre, tiene todas sus asquerosas, viciosas y repugnantes características, y desgraciadamente, eso es lo que somos, en lo que nos convertimos, y lo que seremos por toda la eternidad quedando atrapados por ese fruto maldito y demoníaco que gestamos y parimos, del que encima estamos orgullosos y satisfechos.

 Comprender acá la necesidad de renuncia a sí mismo, de empezar a aceptar la Voluntad de Dios, de Un Verdadero Salvador, de mirar al Señor de prestarle atención, porque estamos muriéndonos-pudriéndonos en vida, y no solo no lo remediamos, sino que colaboramos en ello.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...