domingo, 14 de abril de 2013

4.- MISIÓN



4.- MISIÓN

 La  misión general de toda persona que pasa por el mundo es buscar la Unión con Dios por medio de la aceptación de Su Voluntad Revelada, recibiendo al Hijo de Dios, Su Palabra, Su Revelación misma.

 La misión particular de toda alma, llega por ese Camino, donde El Señor Va Guiando, conduciendo, donde Él comienza a Reinar en nuestra vida y atener Presencia viva, porque se lo permitimos, lo recibimos, colaboramos en Que Así Sea.

 No venimos al mundo de paseo, ni a disfrutar hasta reventar de vicios y perversiones, ni a amargarle la existencia a otros, pasamos por el mundo como por el vientre materno, es un periodo de gestación para la eternidad, donde debemos aprender a vivir, es decir, a amar, y aprendemos tal cosa solo teniendo al Señor como Maestro y Guía, siguiéndolo, obedeciéndolo, confiando en Él, en Su Amor.

 Dios Es Amor, El Amor comienza por Dios, si no somos capaces de amar a Dios, o amamos a nadie, ni siquiera a nosotros mismos que decimos adorarnos tanto.

 Amar a Dios es obedecer a Dios, y es ahí donde nos amamos debidamente a nosotros mismos porque buscamos, queremos y colaboramos en Que Él nos de o haga el Bien Verdadero Que Es Él mismo, Su Vida-Presencia-Reinado en nosotros, Su Revelación, Su Palabra Viva obrando en nuestra vida al Guiarnos como La Luz Verdadera Que Es y Que Quiere Guiar a todo hombre, tal como lo dice San Juan en Su Evangelio.

 La misión en el mundo es aprender a amar, comenzando por El Que Es El Amor mismo, y lo amamos si lo obedecemos, si aceptamos Su Voluntad y si colaboramos en Que Se Haga, en Que triunfe, en Que Él Reine en nosotros renunciando a nuestra voluntad miedosa, viciosa, caprichosa, instintiva, animal, desconfiada, miedosa, y siempre guiada y manipulada por el adversario.

 Nos amamos verdaderamente a nosotros mismos si queremos Que Dios Viva y Reine en nosotros, si queremos y colaboramos en Que Se Haga Su Voluntad en nuestra vida.

 Amamos al prójimo si queremos para él lo que Dios quiere, si colaboramos en Que Dios Viva y Reine, Haga Su Voluntad en su vida. Esto no implica imponer, sino orar, renunciar a sí mismo, realizar sacrificio de sí, ayuno, penitencia, etc., para Que Dios libere al prójimo y haga Reinar Su Voluntad, Que Es El Bien Verdadero, en la vida del prójimo.

 Muchos se confunden porque quieren imponer a otros su voluntad propia aun diciendo que es de Dios o por el bien del mismo prójimo al que se dice ayudar, pero ,es mentira, se trata de almas miedosas, preocupadas por sí y desesperadas por se aceptadas que imponen su voluntad capricho y que buscan dominar, someter, lograr tener adoradores, dependientes, súbditos

 La verdadera cariad, es enteramente espiritual y pasa desapercibida, lleva a que las almas amen a Dios y se hace obedeciendo a Dios, porque Él mismo nos dice lo que debemos hacer o no por el prójimo, y siempre, es sacrificio por su conversión y crecimiento o evolución espiritual. Considerar que debemos aprender a amar al prójimo y El Señor Es El Maestro, a quien tenemos que escuchar, seguir, obedecer. Considerar también que si el alma es mas importante que el cuerpo, la caridad para el alma es mas importante que la cariad para el cuerpo.

 En definitiva, todos debemos aprender a amar, pero, nadie esta obligado, y hacerlo requiere un esfuerzo, sacrificio, que es prestar atención al Señor, Que Es El Maestro del Amor, de la Vida, de la Espiritualidad, El Que Nos Revela El Camino, y el que no quiere hacerlo, no crece, no evoluciona, sino que involuciona, se deforma, bestializa y vuelve demonio, es decir la negación de aquello que pudo y debió ser.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...