jueves, 3 de octubre de 2013

402.- ES ÉL EL QUE NOS JUZGA



402.- ES ÉL EL QUE NOS JUZGA

 Como tenemos miedo y autodesprecio, suponemos tener siempre la culpa y después, queremos tenerla, por ello buscamos motivos para acusarnos, culparnos y responsabilizarnos.

 Estamos continuamente maltratándonos, persiguiéndonos, atormentándonos, nos pegamos a nosotros mismos por costumbre, y es así que en todo lo que sucede encontramos un motivo para obrar contra nosotros mismos, es decir, para castigarnos, acusarnos, criticarnos, etc.

 Como somos y obramos de esa manera, le estamos dando lugar al adversario en nuestra vida, porque eso le es favorable, lo quiere, le agrada y lo aprovecha, lo usa para oprimirnos, someternos, aplastarnos, castigarnos, etc., y evitar de esta manera que busquemos a Dios.

 Va metiendo lastre en el alma, va generando miedo, preocupación por sí y autodesprecio para que nos hundamos, ahoguemos, y es por ello que si bien no combate directamente la Presencia de Dios en nuestra vida, se nos esta colando por el patio trasero.

 Mientras tenemos miedo, culpa y autodesprecio, nos dedicamos al orgullo, nos hacemos adorar y amar, buscamos ser aceptados y terminamos haciendo lo que sea necesario para obtenerlo, siendo así que nos convertimos en ególatras incluso cuando hablamos de Dios todo el tiempo.

 Dedicados al orgullo, suponemos que eso es amor a sí, pero en realidad es autodesprecio, porque es perjudicarse, es privarse de Dios, condenarse a estar sin Él ahora y para siempre después, de manera que, por mas que creamos que nos amamos, en realidad nos estamos odiando porque nos perjudicamos como no puede perjudicarnos nadie, nos privamos de Dios con todo lo que ello implica.

 Si deseamos Nuestro Verdadero Bien, debemos buscar a Dios, Su Revelación, Su Voluntad, colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe, porque ahí es donde nos procuramos El Bien Verdadero, pero la verdad es que andamos por muy malos caminos donde solo construimos la autodestrucción, una ruina segura en este mundo y en el otro.

 No nos amamos debidamente, sino que queremos amarnos, y es ahí donde generamos orgullo, amor propio, donde nos volvemos ególatras narcisistas a imagen y semejanza del adversario privándonos de Dios y prescindiendo de Él. El verdadero amor a sí mismo consiste en buscar a Dios, su Revelación, Su Voluntad y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

 El falso amor a sí mismo consiste en querer amarse y hacerse amar, querer adorarse y hacerse adorar, etc., en definitiva, consiste en dedicarse a sí, o mejor dicho, al orgullo generando amor propio que no es lo mismo que un Verdadero Amor a sí, sino absolutamente lo contrario.

 En el fondo del amor propio hay autodesprecio, olvido de Dios, un rechazo y falta de aceptación de sí, y por ello, miedo, preocupación, oscuridad y tinieblas que solo engendran mas autodesprecio, rechazo y críticas a sí mismo. Así es como entramos en un círculo vicioso de autodesprecio, miedo, preocupación, esfuerzo por adorarnos y hacernos adorar construyendo imagen, una apariencia por la que esperamos lograr no ser despreciados por otros como nos despreciamos a nosotros mismos.

 Nos hallamos de esta manera anegados en la propia nada, en esa inconsistencia miedosa, cobarde y desamorada en la que no tenemos ni siquiera amor a nosotros mismos, donde generamos un abismo que es un verdadero agujero negro como los del espacio que nos destruye, aniquila y reduce a nada.

 Tal abismo es el miedoso y cobarde deseo de adoración, un espíritu inmundo como el de satanás, su mas fiel reproducción adentro nuestro. Este inmundo espíritu se convierte en raíz de todos los vicios y nos conduce a la ruina apartándonos de Dios, incluso cuando hablamos de Él todo el tiempo.

 Si nos amamos verdaderamente a nosotros mismos, buscamos a Dios, colaboramos en Su Revelación y Es Él El Que nos Juzga, no nosotros mismos, y lo hace al Revelar Su Palabra-Voluntad. En ese Juicio de Dios, somos liberados de culpas inexistentes, del miedo, de la preocupación por sí, del odio a sí mismo, etc., en definitiva, somos liberados por Dios de nosotros mismos y del mal que nos provocamos encerrándonos, separándonos de Dios, aislándonos, dedicándonos al orgullo-amor propio suponiendo que es algo bueno, justo o necesario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...