jueves, 10 de octubre de 2013

420.- PECADO ORIGINAL, CAUSAS Y EFECTOS



420.- PECADO ORIGINAL, CAUSAS Y EFECTOS

 Estamos en el pozo, hundidos, sumergidos, perdidos, irremediablemente atrapados, es algo común e involuntario, es un defecto congénito que afecta a todas las personas, es aquello que conocemos tradicionalmente como ‘pecado original’.

 Tal pozo o abismo es la ausencia de Dios en el alma que padecemos como efecto o consecuencia de haber sido concebidos con y en pecado. Somos concebidos con y en pecado porque los progenitores no son santos ni puros, podrán tener virtudes, podrán amar a Dios, pero están lejos siempre de la pureza capaz de engendrar pureza y transmitir vida espiritual.

 Esto es involuntario, los padres no desean concebir hijos espiritualmente impuros, pero, no siendo puros del todo, no pueden comunicar vida espiritual a sus hijos, sino que les contagian la muerte eterna o espiritual que los asola, asedia y afecta, engendrándolos vivos según la carne, pero muertos según el espíritu.

 En el momento de la concepción, el cuerpo del nuevo ser es engendrado en tierra por los progenitores, pero el alma es creada por Dios, pues no hay quien pueda crear almas, solo Dios lo hace, ni la humanidad con su tecnología de la que se siente tan orgullosa puede crear un alma, siquiera copiarla, multiplicarla o reproducirla.

 El alma creada por Dios en El Cielo es unida al cuerpo engendrado en tierra por los progenitores. El alma es creada por Dios pura, porque Dios no hace cosas malas ni feas, ni defectuosas, ni nada que se le parezca, Es Dios.

 Afecta al alma la muerte espiritual, la separación de Dios y su consecuente ausencia cuando es unida por Dios mismo al cuerpo engendrado en tierra, porque ese cuerpo es impuro, esta contaminado y adolece de muerte. La muerte eterna o espiritual avanza sobre el alma y la envuelve, la atrapa y se adueña de ella dejándola sumida en tinieblas, olvidada de Dios, apartada de Él.

 El alma olvida a Dios, solo se ve a sí misma y no hace otra cosa mas que pensar en sí misma. Es así como todos nacemos afectados por la muerte espiritual o eterna adoleciendo por lo tanto de un pecado original, sufriendo un defecto congénito, y por lo tanto involuntario.

 El problema es que, pudiéndolo remediar, no lo hacemos, sino que continuamos indiferentes y hasta colaboramos en corrompernos mas.

 Podemos remediarlo porque podemos hacer un esfuerzo por buscar a Dios ahora, porque podemos volver a Él y colaborar en Su Revelación-Vuelta-Venida, pero no lo hacemos, ni siquiera lo intentamos, no nos interesa, continuamos preocupados por nosotros mismos y deseamos permanecer indiferentes, ajenos y olvidados de Dios, pretendiendo vivir como si no existiera.

 Podemos remediarlo si comenzamos a buscar a Dios, a cultivar la unión con Él, porque así es como vamos limpiando, purificando, y es así como después podrán ser engendrados hijos puros, sin que estén afectados por el defecto congénito del pecado original.

 Los progenitores que no buscan la unión con Dios, que no van por un camino de purificación, de crecimiento y evolución espiritual, acaban por ser responsables de la muerte eterna que transmiten a sus hijos, porque pudiendo ser puros por su bien y el de sus hijos, no lo son, sino que permanecen indiferentes a Dios provocándose su mal y provocándoselo a los hijos a los que condicionan con sus impurezas al momento de la concepción.

 Por amor a sus hijos, los padres, los progenitores, deben ser puros al tiempo de la concepción, para poder transmitirles vida espiritual y no muerte espiritual, y demás esta aclarar que la concepción debe ser producto de un acto de amor y no de casualidad o lo que sea.

 Por supuesto que los hijos pierden el tiempo acusando a sus padres por haberles transmitido la muerte eterna, dado que pueden remediarla buscando ellos mismos a Dios y cultivando la unión con Él, siendo purificados y liberados en ello, a la vez que así también pueden prepararse para concebir a su vez y en su debido tiempo hijos puros y libres.

 Si los hijos pelean, reprochan o acusan a sus padres reclamando ser amados o emplazándolos con quejas de no ser suficientemente bien amados, se perjudican a sí mismos condicionándose a no crecer, no madurar, no evolucionar, porque están pediendo el tiempo que deberían empelar en amar a Dios y al prójimo en acusar, reclamar y pelear.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...