martes, 22 de octubre de 2013

452.- ¿Y EL CULTO A DIOS?



452.- ¿Y EL CULTO A DIOS?


 Las almas quieren creer que religión, espiritualidad, etc., es postrarse y adorar la creación, la naturaleza, las cosas creadas, demostrando de esta manera que, o bien son idiotas, o bien son ciegas por elección propia, pues no es ni siquiera racional creer que la creación sea diosa, o que se haya hecho a sí misma.

 Si todo partió de un principio, alguien le dio principio, alguien tuvo que poner siquiera lo que hizo la explosión inicial, de la nada alguien tuvo que crear lo que fue el principio de la creación, y ese alguien es Dios, además de que, evidentemente Es Enteramente Espiritual, porque solo un superior puede hacer lo inferior.

 El buscar la creación o a las criaturas pone en evidencia que las almas desean continuar siendo rebeldes, que quieren seguir renegando de Dios y prescindiendo de Él, engañándose luego a sí mismas al esforzarse por creer y hacer creer que esa abominable inmundicia es espiritualidad.

 Adorar la naturaleza es adorar a satanás, y no porque la naturaleza o la creación sean satanás, sino porque es expresión de rebeldía contra Dios, de desconocerlo a Él como Dios y de elegir el orgullo, el amor propio y al final, de elgirse a sí mismo volviéndose mas que egoísta y acabando por ser fanático de esos delirios espiritualoides.

 Siempre una religión mal practicada es preferible al embuste de la new age, pero, desgraciadamente la new age, el espíritu de satanás, ha penetrado en las religiones, entonces, no hay diferencia entre éstas y aquella. Incluso podemos observar que no hay diferencia entre la new age y el satanismo.

 Los satanistas obran mas espiritualmente que cualquiera de cualquier religión, tiene practicas espirituales mas ágiles y habilidad mas espirituales que la mayoría de los fieles de las religiones, simplemente porque éstas se han vuelto materialistas y apegadas al mundo, atrofiándose y paralizándose, extraviando totalmente el rumbo, apartándose de Dios y exponiéndose a que satanás haga de ellas cualquier cosa.

 Parálisis, inercia, apego al suelo, inutilidad manifiesta, etc., es lo que cosecha Dios en las religiones, no encuentra predisposición buena, atención, y mucho menos amor verdadero, pues realmente las almas están confundidas y hacen cualquier cosa menos amar a Dios y dedicarse a la espiritualidad, y lo que es peor aun, aquellas vanidades que realizan pretenden que sean reconocidas como espiritualidad o culto a Dios, dejándose usar por satanás que de esta manera se burla de Dios por como engaña a las almas y éstas le creen.

 Quienes adoran la naturaleza, la creación, etc., están adorando a satanás, pero también están adorando al espíritu d ela muerte eterna, mientras se esfuerzan por convencerse de que todo lo hacen bien, así como por y para su bien, o para el de otros.

 La verdad es que se trata de almas cobardes, desamoradas que desean continuar rindiéndole culto al ego-orgullo, que no quieren salir del abismo de su precariedad, que quieren convencerse de la mentira de que son diosas y dignas de ser adoradas.

 Notar que en el satanismo como en la new age, se le rinde culto a la imagen, a la personalidad, al ‘yo’, y la persona se esfuerza por convencerse de que es adorable y que merece ser adorada, servida, alabada, amada y reconocida, volviéndose por ello una histérica miedosa y cobarde que se desespera por obtener lo que desea mientras se niega a dárselo a Dios que es a quien se le debe.

 Las almas que practican las doctrinas de la new age, se esfuerzan por convencerse de las mentiras que desean creer mientras se evaden de Dios, porque le temen, dado que tienen a satanás adentro y éste les transfunde su miedo y odio a Dios.

 Las personas son cobardes, no quieren creer en Dios, no desean tener Fe en Él, y es ahí donde aprovecha el adversario para venderles su venenosa doctrina de la new age, para llevarlas por el camino del satanismo, pues les dice que deben confiar en sí mismas y no en Dios y que deben adorarse y no a Dios, convenciendo a muchos con estos embustes porque son las cosas que las almas desean creer, vivir y practicar.

 Cualquiera puede ser dios, cualquier cosa puede ser adorada como diosa, esos son los tiempos que vivimos, los de un paganismo horrendo donde el único excluido es Dios, simplemente porque las almas no quieren adorarlo, no desean reconocerlo como Dios.

 Incluso quienes dicen que creen en Él no lo reconocen como Dios, pues no lo obedecen, no disciernen Su Voluntad y no le hacen caso, entonces, continúan rindiéndose culto a sí como los satanistas, como en la new age, de manera que, no hay culto a Dios, y es porque a las almas no les interesa.

Leer;



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...