domingo, 27 de octubre de 2013

465.- DIOS VIVE AUNQUE LAS RELIGIONES MUERAN



465.- DIOS VIVE AUNQUE LAS RELIGIONES MUERAN

 Si dos o mas se juntan, no es para buscar al Señor, para colaborar en la Revelación Que Es Su Vuelta o Venida, sino que se reúnen para delinquir, para rebelarse, oponerse mas a Dios, corromperse, entregarse a satisfacer vicios y ambiciones, entonces, la perversión unipersonal se potencia y llegamos a lo que acontece en el mundo en estos tiempos donde ya no hay nombre que abarque la inmunda corrupción material, moral y espiritual.

 Lo mas grave es que la reunión o acumulación de personas con tales perversos fines, es vista como algo bueno, se habla de fraternidad, igualdad, libertad, unidad, etc., pero no es mas que una mentira para disimular los oscuros y perversos fines que se persiguen, la satisfacción de cuerpo, alma y mente sin medida ni razón alguna desembocando en una perversa degeneración vertiginosa.

 Si nos reunimos para ponernos de acuerdo y dejar a Dios afuera de la creación, no estamos haciendo algo bueno por mas que digamos y queramos creer que sí, simplemente porque Dios Es Bueno y Es El Bien mismo para la humanidad, entonces, no hacemos mas que buscarnos y procurarnos el mal y lo malo, así como también, provocárselo a otros.

 Es una verdadera locura dejar a Dios afuera de la propia vida, tanto mas afuera del mundo, es una incoherencia viciosa donde las almas buscan depravarse aun mas de lo que ya lo están, eligiendo pudrirse en vida sin remedio, y encima, con la abominable presunción de que tal cosa es por y para su bien.

 Hay un esfuerzo real por dejar a Dios afuera de la propia vida y del mundo, un sacrificio que hacen las almas, pues va contra su naturaleza, no es fácil, y sin embargo lo hacen mientras no hacen un esfuerzo simple por buscar a Dios, por discernir Su Voluntad ni un sacrificio por obedecerlo colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe en su vida.

 El esfuerzo que realizan las almas para privarse de Dios es aquel en el que no dejan de buscar límites y de romperlos, donde no temen esforzarse para corromperse, depravarse, degenerarse, pervertirse, arruinarse la vida ahora y para siempre después.

 Si andamos buscando aceptación, reconocimiento, que nos presten atención, tomen en cuenta, etc., estamos entrando en un acuerdo tácito con el mundo, incluso aunque digamos que amamos a Dios, pues claramente solo pensamos en nosotros mismos y nos dedicamos a hacernos adorar, ver, aceptar, etc., suponiendo que de esta manera nos libraremos de esos tormentos y miedos que padecemos pero que mucho no comprendemos.

 Padecemos la ausencia de Dios, y la sufrimos porque la provocamos, porque renegamos de Él, lo rechazamos-repudiamos, y ahí es que tenemos miedo, angustia, desesperación, histeria, además de padecer el embate de satanás y sus demonios con obsesiones, vejaciones, posesiones, etc.

 Cuanto mas continuemos pensando en nosotros mismos, mas vamos a terminar perdiendo el tiempo tratando de ser amados, aceptados, reconocidos, adorados, etc., haciendo de esta manera lo que sea necesario para obtener la satisfacción de tales ambiciones.

 Es ahí donde de común acuerdo dejamos a Dios de lado, porque nos anteponemos y comenzamos a buscar y reclamar para nosotros lo que no le estamos dando a Dios, lo que le corresponde a Él, adoración.

 Así es como dejamos a Dios afuera de nuestra vida y del mundo, no nos interesa su Vida, ni su Presencia, ni su Revelación, ni nada, solo guardamos hipócritamente algunas apariencias y nada mas, mientras no dejamos de dedicarnos-consagrarnos a perdernos o enterrarnos en nosotros mismos.

 Logró el adversario que Dios sea mal visto, que las almas no lleguen a distinguir entre aquellas organizaciones que dicen representarlo y Él, que no entiendan que Dios Vive aunque las iglesias mueran, se corrompan, entierren en el olvido mismo de Dios y la negación de Él al renegar de Su Voluntad e impedir la Revelación.

 Las religiones quieren creer que son imprescindibles y que Dios no puede Revelarse sino por medio de ellas, pero, si ellas justamente han negado a Dios la posibilidad de que Se Revele y diga la Verdad, se han convertido en muertas, sin-Dios, demoníacas por su rebeldía misma a Dios, y peor aun, por su inmunda hipocresía.

 Dios no es inútil, no necesita de una organización para Revelarse, y eso lo entendieron muy bien cuando comenzó a manifestarse en derredor del mundo por Él mismo enviando profetas, las Revelaciones-Apariciones Marianas donde María Virgen ofició de San Juan señalando al Señor en Su Venida-Revelación posterior.

 Es el orgullo humano y la desesperación por tener poder, dinero, fama, aceptación, adoración y reconocimiento lo que lleva a las organizaciones sectarias posesionadas de las religiones a pensar de que son imprescindibles, a no aceptar que, al descartar a Dios, se descartaron a sí mismas de la creación de Dios quedando enterradas en el mundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...