sábado, 5 de octubre de 2013

EL CAMINO DE LA REVELACIÓN DE LA DIVINA VOLUNTAD



EL CAMINO DE LA REVELACIÓN DE LA DIVINA VOLUNTAD


1.- PREFIEREN A SATANÁS ANTES QUE A DIOS

 ‘Te ofrecí y dí todo, te dije lo que tenías que hacer, prácticamente casi lo hago por vos, ¡¿Y seguís ahí sin moverte?!, sos verdaderamente un inútil, un bueno para nada, pensá que estoy tratando de ayudarte y que lo hago por tu bien, yo no necesito nada’, dice el adversario a las almas decepcionado y embroncado cuando no puede manipularlas, usarlas, disponer de ellas.

 Considerar que es un cerdo orgulloso satisfecho por él mismo, un maldito arrogante insoportable que esta plenamente convencido de su grandeza y omnipotencia, y encima, como ha obtenido ser liberado en estos tiempos, se ha vuelto mas petulante y presuntuoso pues presume no solo ya de ser dios, sino aun mas que Dios.

 Esta como excitado, alterado, es como un prisionero que recobra la libertad, por ello se desenfrena haciendo todo lo que puede no queriendo hallar límite alguno, y es ahí donde busca a las almas para entrar su vida, para meterse y hacer de ellas cualquier cosa con tal de lograr que lo miren, acepten, tomen en cuenta y reciban.

 No le interesa de que se trate, solo le importa ser admitido, recibido, aceptado, tomado en cuenta, es como un político haciendo campaña, promete, ofrece, de palabra hasta crea un mundo diferente, pero es un maldito embustero preocupado por él mismo que esta desesperado por obtener atención, aceptación y reconocimiento.

 Finge interés, preocupación, ofrece dedicación, pero es todo mentira, engaño, embuste, esta dedicado a él mismo, preocupado por ser aceptado y desesperado por hacerse adorar, es una trampa, y sin embargo las almas no cesan de creerle, simplemente porque lo desean.

 En el fondo las almas son cómodas, les agrada todo simple y servido, por ello el adversario puede envolverlas, seducirlas, atraparlas, engañarlas, les coloca redes, lazos, cadenas, haciéndolas suyas indefectiblemente.

 Lo mas grave es que engaña a las almas a tal punto que obtiene que ellas mismas se aten, coloquen cadenas y se echen a sus redes, ni siquiera se mueve para cazarlas, las almas lo buscan, quieren, desean y se le entregan.

 La vida cómoda donde las almas son adoradas, aduladas, conformadas, etc., es donde fácilmente reina el adversario, donde irremediablemente se halla presente, y esto es porque las almas desean creer que son reinas, diosas, les agrada que las lisonjeen y adulen, en definitiva, les gusta que las engañen.

 Como el Reino de Dios se conquista, no lo busca nadie, es mas fácil dejarse engañar y esforzarse por creer la mentira que moverse para buscar a Dios en Verdad, para colaborar en Su Revelación y para salir del abismo de miserias, inmundicias y corrupciones en el que reina la indiferencia hacia Dios sobe un cúmulo de vicios indescriptibles que no tienen ni nombre ya.

 No hacemos un mínimo esfuerzo por buscar a Dios en verdad, nos quedamos asentados y perdidos en la propia miseria y descomposición, preferimos que nos mientan, engañen y luego esforzarnos por creer la mentira antes de tener una vida verdaderamente espiritual.

 Para tener una vida verdaderamente espiritual debemos empezar a buscar a Dios, discernir Su Voluntad, y después obrar en consecuencia, colaborar en lo que sea necesario para Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida. Como no hacemos esto, permitimos que el adversario nos engañe, nos diga y haga creer cualquier cosa, pues estamos esperando y desando la mentira en el lugar del Pan Vivo Bajado del Cielo.

 Es inútil que le digamos al Padre que nos de el pan de cada día si después no lo miramos, no le prestamos atención y no estamos dispuestos a obedecerlo, somos unos hipócritas solo preocupados por cuidar apariencias y perdidos en formalismos inútiles mientras continuamos siendo verdaderamente indiferentes a Dios, pasando por el mundo como demonios indolentes solo preocupados por sí mismos y por satisfacer el ego.

 Parece incoherente, pero la verdad es que las almas prefieren a satanás ante que a Dios, prefieren el orgullo y la mentira antes que la Humildad y la Verdad, prefieren elegirse a sí mismas antes que buscar a Dios Verdaderamente.

2.- CONVERSIÓN GENERALIZADA AL SATANISMO

 Como no nos movemos un mínimo necesario para buscar a Dios, para discernir Su Voluntad, no lo obedecemos y mucho menos lo servimos, permanecemos anegados y perdidos en el abismo de la nada que somos corrompiéndonos, enviciándonos, entregándonos a la perdición.

 Como no buscamos al Señor y no colaboramos en la Revelación, somos y seremos indefectiblemente engañados por el adversario y los suyos, dado que aprovechan esa comodidad e indiferencia para ofrecer e imponer sus mentiras, para hacernos reos de sus engaños, para obligarnos a vivir para ellos mientras nos hacen creer que lo hacemos por y para nosotros.

 Dios no se niega a nadie, el problema es que no lo buscamos, no lo queremos, no nos interesa, no lo queremos recibir en Verdad, entonces, quedamos a merced del adversario y de los suyos, sumidos, atados y perdidos en sus embustes, encadenados a un camino de desolación, muerte y decepción.

 Como no hacemos el mínimo esfuerzo por buscar a Dios, por colaborar en Su Revelación, solos nos estamos privando de Dios, nos apartamos de Él para hundirnos en el abismo propio, para quedar anegados en la nada descompuesta y corrupta en la que nos convertimos mientras no tenemos mas remedio que dedicarnos a alimentar vicios.

 Dios esta ahí, al alcance de cualquiera, el que tienda la mano lo recibe, el problema es que nadie lo busca, nadie participa ni colabora en su Revelación, las almas permanecen cómodas e indiferentes asentadas en el olvido de Dios, incluso hasta quienes dicen practicar religión, algún culto o espiritualidad.

 La indiferencia a Dios es atroz, brutal, insultante, no se le presta ni la más mínima atención, luego, no hay quien lo obedezca en verdad, y si no hay obediencia a Dios, no hay amor a Dios, incluso entre quienes dicen practicar religión y creer en Él o servirlo.

 Las almas se conforman con lo que se les vende u ofrece en el mundo y creen que eso es religión, culto, amar a Dios, y como no quieren hacer un esfuerzo real por buscarlo, quedan atrapadas en la mentira, totalmente engañadas y continúan perdiéndose en tinieblas corriendo a la gran desolación.

 Es grave que las almas en general no busquen a Dios, no disciernan su Voluntad, pero mas grave es que tal cosa ocurra entre quienes dicen y fingen servirlo en el mundo, porque después contagian cu inmunda corrupción engañando a muchos a los que arrastran a su mismo abismo de egolatría y perdición.

 Como no se busca la Voluntad de Dios, no hay Revelación, y como no hay Revelación, Dios no tiene lugar ni en las almas ni en el mundo, entonces, Dios se encuentra ausente, y no es por Voluntad suya, sino por elección voluntaria de las almas que desean continuar prescindiendo de Él, renegando de Su Voluntad y eligiéndose orgullosa, miedosa y viciosamente a sí mismas.

 Solo podemos recibir a Dios por Revelación, si le cerramos las puertas, si levantamos una muralla de tinieblas, quedamos sin Dios, hacemos la noche, nos hundimos y perdemos en el abismo desolado de la nada inconsistente, viciosa y corrupta en la que nos convertimos por elección propia.

 Las almas están acostumbradas a no buscar la Revelación de Dios, a impedirla y hasta a combatirla, se les ha enseñado que es algo malo, incluso se les ha inculcado la mentira de que es satanás el que se revela y que Dios no puede hacerlo nunca.

 Hemos llegado a la incoherencia total de entregarnos con las manos atadas al adversario y de impedirle a Dios Que nos Salve, Libere, Pase, Que nos Haga El Bien de Su Presencia, y encima, nos esforzamos por creer que vamos por buen camino mientras anulamos a Dios, lo expulsamos y lo privamos de paso por nuestra vida.

 Las almas se han convertido al satanismo simplemente porque el mundo ha llegado a ser completamente satánico. Esto es así porque el satanismo en esencia es el culto a sí mismo, a la imagen-personalidad, es la hipocresía inmunda y desesperada donde las almas se empeñan en creer la mentira de que son diosas y que deben ser adoradas, servidas, satisfechas en sus ambiciones, caprichos y perversiones.

3.- CULTO AL VACÍO-ABISMO

 Cada cual es fiel a sí mismo, nadie quiere dejar de pensar en sí, de dedicarse a hacerse adorar, satisfacer y conformar en cuanto vicio y ambición se le ocurre tener.

 Las almas han llegado a ser totalmente ególatras, insaciables en esa sed enfermiza de adoración, aceptación, reconocimiento, gloria. Se angustian no siendo tomadas en cuenta, no obteniendo ser miradas, por ello se desesperan por obtener tales cosas como sea.

 Mientras se empeñan en perderse dedicándose a tales cosas, no advierten que, cuanto mas se satisfacen, menos logran obtener real satisfacción, porque mas crece su vacío, necesidad, desesperación, desolación, necesitando mas y mas satisfacción.

 Olvidados de Dios, prescindiendo de Él, no buscando Su Voluntad y no colaborando en Su Revelación, las almas caen en su abismo, en su nada, se pierden en las tinieblas de su propia inconsistencia miedosa donde se angustian y desesperan tratando de ser miradas, adoradas, tomadas en cuenta, dedicándose de esta manera a alimentar el ego.

 Por vicio, costumbre, miedo, comodidad, las almas no buscan a Dios por lo que acaban por padecer las consecuencias de intentar pasar por el mundo sin Dios. Las consecuencias son simples de comprender, nos privamos de la Vida Verdadera, carecemos de vitalidad, comenzamos a autoconsumirnos hasta autodestruirnos, a la vez que nos exponemos a todos los enemigos espirituales y a las manipulaciones y engaños infernales.

 Olvidados de Dios, prescindiendo de Él, renegamos de Su Voluntad y nos convertimos en adversarios, pues nos encerramos en nosotros mismos dedicándonos a hacernos adorar con miedo, angustia, preocupación, desesperación e histeria crecientes.

 En realidad nos estamos dedicando a tratar de suplir a Dios, buscamos paliar las consecuencias de carecer de Él, por ello, ¿No sería mas fácil volver a Dios?, o mas bien, ¿No sería mas coherente regresar a Él?, sin embargo, en el mudo por costumbre, comodidad, miedo, vanidad, engaño satánico, se celebra el prescindir de Dios y el inventar miles de teorías respecto de lo que realmente aqueja a la humanidad.

 Lo que realmente aqueja a la humanidad es la falta de Dios, y Dios falta porque lo echamos, porque prescindimos de Él y nos dedicamos a hacernos adorar, servir y obedecer convirtiéndonos de esta manera en demonios, en hijos del adversario, adversarios reales de Dios y de nosotros mismos porque nos empeñamos en construir la autodestrucción.

 Prescindiendo de Dios, no buscando Su Revelación, no discerniendo Su Voluntad, lo que construimos, por mas orgullosos y satisfechos que estemos es la ausencia de Dios, un abismo desolado imposible de llenar porque no hay nada ni nadie que pueda reemplazar a Dios.

 Mas grave aun es la situación cuando suponemos que hasta Dios mismo debe adularnos, conformarnos, satisfacernos, adorar, obedecernos, etc., admirando y aprobando esas vanidades que construimos o hacemos sin Él y aun contra Él.

 Separados de Dios, escindidos de Él, olvidados de Él, nos hundimos, desmoronamos y enterramos en nosotros mismos naufragando en untar de orgullo donde no podemos ni queremos hacer otra cosa mas que pensar obsesiva, angustiante y desesperadamente en nosotros mismos.

 Olvidados de Dios, prescindiendo de Él, no colaborando en Su Revelación, nos dedicamos a construir una imagen-personalidad adorable por la que esperamos, buscamos y queremos ser tomados en cuenta, y a ésta la adoramos como si fuese la salvación que nos evita el odio y el desprecio.

 Así es como terminamos construyendo la imagen de la bestia en la propia vida-casa-corazón, o sea, una imagen que pretende encubrir el abismo que tenemos dentro, el vacío desolado, la ausencia de Dios, la carencia de un verdadero amor a Él.

4.- LE HEMOS ABIERTO LAS PUERTAS A satanás

 Si nos falta Dios nos falta la Vida, la Fuerza, comenzamos a derrumbarnos, sufrimos el vacío y la desolación que nos abaten, aplastan, sentimos desgano y aplastamiento como cuando hay baja presión, mucha humedad y alta temperatura.

 Nos falta Dios porque no lo buscamos, y si no lo buscamos tampoco lo recibimos, de manera que, aunque digamos tenerlo, no lo tenemos. Solo tenemos a Dios si lo aceptamos, y solo podemos aceptarlo cuando lo buscamos y discernimos Su Voluntad.

 Como no ni lo buscamos ni discernimos Su Voluntad, no lo obedecemos, entonces, no lo tenemos, de manera que estamos anegados en el vacío y la desolación, el olvido y la negación de Dios, hallándonos por ello postrados en tinieblas y expuestos a la corrupción propia y a la reinante.

 No solo a nosotros mismos nos privamos de Dios cuando no lo buscamos y no lo obedecemos, sino que también privamos al mundo de Dios, impedimos Su Presencia, con lo que se genera una responsabilidad en relación con otros, y tanto mas grave llega a ser la situación cuando quienes no buscan y no obedecen a Dios fingen servirlo, porque engañan a muchos, siembran la mentira y esparcen el error.

 A la mentira va anexa el espíritu, entonces, propagan el espíritu del adversario, lo difunden, lo convidan, y es así como no solo se consagran a satanás y a la muerte eterna, sino que también es así como acaban por consagrar a muchos a la perdición irremediable.

 Como el olvido y la negación de Dios es generalizado, la ausencia de Dios se vuelve general y es así que no hay mas que tinieblas, vacío y desolación, es de esta manera que hemos llegado a la gran desolación, a la abominable desolación, y es así como el ídolo invasor se asienta en el templo.

 El ídolo invasor es satanás, y se asienta en el templo de la propia vida-casa-corazón simplemente porque de ahí hemos expulsado a Dios.

 También el ídolo invasor, satanás, se asienta en donde no debería ni haberse atrevido a entrar, en el templo de la supuesta devoción a Dios, y esto es porque no amamos a Dios en verdad, sino que nos rendimos culto a nosotros mismos, nos preocupamos por ser adorados por Dios y por el mundo, permaneciendo indiferentes así a la Voluntad Divina, oponiéndonos a Dios y convirtiéndonos en verdaderos anticristos.

 Como no buscamos  Dios y no discernimos Su Voluntad, generamos un gran vacío, una gran desolación en nuestro interior, y ese abismo inmundo, corrupto y orgulloso es el lugar donde el adversario puede asentarse, permanecer, reinar y hacerse adorar, servir, obedecer.

 Nosotros le hemos abierto las puertas a satanás, por supuesto que ha golpeado a las puertas de nuestra vida y del mundo, pero debíamos rechazarlo, repudiarlo, expulsarlo, exorcizarlo, no invitarlo a pasar y tratarlo como a un dios o un rey.

 Hemos elegido ser esclavos del adversario, de satanás, porque nos hemos rendido culto a nosotros mismos generando de esta manera orgullo-amor propio, haciendo de nuestra vida un abismo desolado de ausencia de Dios donde tranquilamente puede no solo pasearse el adversario, sino donde se sienta y asienta para reinar y hacerse servir, obedecer, satisfacer, etc.

 Hoy en día ni siquiera quieren las almas escuchar hablar de Dios, espiritualidad o fe, y si lo hacen, prefieren escuchar y creer mentiras cómodas donde se les de todo servido, aun tratándose de redes definitivas donde se perderán irremediablemente.

 A veces las almas se esfuerzan por ser estúpidas porque aun viendo lo increíble, se esfuerzan por apegarse a lo viejo y conocido antes de hacer un esfuerzo por sacarse el corsé del engaño y buscar la Verdad, a Dios mismo, antes que ir a la Fuente misma de la Revelación y Todo Bien.

5.- AVANCE GENERALIZADO DEL INFIERNO EN ALMAS Y MUNDO

 Sentimos tristeza, vacío, desolación, miedo, preocupación, depresión, angustia y cosas similares como consecuencia de estar sin Dios, por habernos separado o escindido de Él. No es castigo sino consecuencia, el castigo nos lo provocamos nosotros, Dios no se alegra en castigar, oprimir o reprimir, Es Nuestro Creador.

 Estamos separados de Dios porque no le prestamos ni la más mínima atención, porque no buscamos Su Voluntad, no lo obedecemos, porque continuamos dedicándonos a la egolatría satisfaciendo el ego y acrecentando los vicios provocando de esta manera el vacío y la desolación que nos aquejan y atormentan.

 Hay muchos infelices que encima de esto, culpan o acusan a Dios pretendiendo responsabilizarlo a Él, demostrando así la incoherencia del orgullo infernal reinante en sus abominables corazones depravados y corruptos, totalmente anegados en la oscuridad del desamor voluntario y caprichoso.

 No queremos amar, no nos importa ni nos interesa, mas bien nos dedicamos a hacernos adorar, nos preocupamos por satisfacernos y obliga a otros a que nos satisfagan, de manera que nos pedemos en tinieblas convirtiéndonos voluntariamente en demonios.

 Lo peor de todo es que pretendemos culpar y responsabilizar a otros y/o a Dios por lo que padecemos y en el colmo de los caprichos delirantes de soberbia lo hacemos diciendo que sufrimos o padecemos porque no nos satisfacen, conforman o no nos hacen caso.

 Somos unos tontos esclavos de nosotros mismos, del mismo vacío y desolación que nos provocamos donde nos perdemos, abismamos y enterramos dedicándonos a buscar con angustia, desesperación e histeria que nos amen, adoren, acepten, sacien, conformen, etc., volviéndonos caprichosos como demonios.

 Queremos creer que padecemos por culpa de Dios u otros, cuando la verdad es que padecemos porque no amamos ni a Dios ni a otros, nos hemos convertido en caprichosos egoístas solo preocupados por satisfacer el ego insaciable, el que, por otro lado, crece y se multiplica cuando le procuramos satisfacción, de manera que no puede hacer otra cosa mas que crecer hasta absorbernos y destruirnos por completo.

 Como continuamos existiendo y pasando por el mundo, no notamos que nos hemos convertido en unos muertos desamorados ególatras que no saben ni quieren hacer otra cosa mas que pensar en sí mismos todo el tiempo como los mismos demonios, al contrario, deseamos creer la mentira de que somos dioses, de que merecemos adoración, gloria, reconocimiento y aceptación, obediencia, etc.

 Aunque digamos amar a Dios, seguir al Señor y servir al devenido en Dios según la moda en estos tiempos, el prójimo, vamos a continuar padeciendo el gran vacío y la gran desolación simplemente porque continuamos siendo rebeldes e impuros, porque seguimos impidiendo la Revelación-Vuelta-Venida del Señor.

 Obrando por nosotros mismos no nos vamos a librar de nada de lo que nos aqueja, incluso podemos llegar a tener las maravillas o milagros tecnológicos de la modernidad, pero continuar vacíos, desolados y anegados en la mas abominable ausencia y negación de Dios donde no tenemos mas remedio que padecer y perecer.

 Hemos construido la autodestrucción simplemente porque hemos apagado la Revelación, hemos renegado y prescindido de Dios, nos hemos privado de Su Vida-Bendición-Presencia entregándonos a la gran desolación, provocando el gran vacío que nos atormenta, aqueja, maltrata y corrompe desde adentro, y como es generalizado, desde afuera también, no habiendo defensa ni protección contra el avance generalizado del infierno sobre las almas y el mundo.

 No hay defensa ni protección porque hemos removido a Dios, lo hemos echado, hemos renegado de Él y prescindido de Su Revelación, impidiendo así su Vuelta-Venida, privándonos de Su Amor-Vida-Presencia.

 Las almas se engañan a sí mismas porque dicen que continúan con su vida normal sobre la tierra, se esfuerzan por creer que todo lo malo ha pasado y por ver que mañana será mejor, pero es todo lo contrario, lo malo no ha pasado sino comenzado y lo peor esta por venir.

 La autodestrucción tanto de las almas como de la humanidad, así como de las religiones y el mundo consiste en la construcción de un mundo sin Dios, un nuevo orden mundial donde Dios es negado y odiado como si eso fuese justo, necesario y conveniente, y donde satanás es adorado ocupando su lugar.

6.- REY DE ANDINIA, DÉCIMO ANTICRISTO

 Nos da el adversario una oportunidad para que hagamos lo que queremos, pero ni es una oportunidad, ni es lo que queremos, sino que es una trampa y es lo que él quiere y nos hace querer o desear.

 Puede imponernos lo que querer o desear porque tenemos un agujero, un abismo, una entrada trasera descuidada por la que se cuela y donde se alza para imponerse, encantarnos, seducirnos y engañarnos. Se nos cuela por el patio trasero, entra por el abismo del ‘yo’ y se alza seduciéndonos, engañándonos, haciéndonos querer o no querer algo.

 Eso a lo que nos inclina es lo que él desea que queramos, porque ahí es donde nos impone su voluntad si lo aceptamos y donde nos hace suyos o se hace dueño de nuestra vida.

 Comprender acá la importancia de renunciar a la propia voluntad, simplemente porque no es tan propia como pensamos, sino que es un engaño, una imposición del adversario, es el quintacolumnista de satanás que tenemos infiltrado y que no cesa de trabajar a su servicio para conducirnos a una real esclavitud.

 Si persistimos caprichosamente con concretar nuestra voluntad, estamos eligiendo al adversario y estamos por ello eligiendo la perdición, las tinieblas, la oscuridad, la esclavitud, el padecimiento, sufrir un gran vacío y ausencia de Dios que nos provocamos por caprichosos, rebeldes y renegados.

 La supuesta muy oportuna oportunidad de concretar lo que deseamos no es tan buena como seductoramente parece, es una real trampa del adversario en la que caemos como tontos porque nos desesperamos por desenfrenando no queriendo caprichosamente reconocer límite alguna.

 Recordar que el adversario es un embustero que esta desesperado por concretar su venganza contra Dios, la que consiste en hacerse adorar y servir por la humanidad en principio, y luego en privar a Dios de la humanidad burlándose asquerosa, repulsiva e indescriptiblemente de Él en eso mientras revuelca a la humanidad en el barro de las humillaciones mas atroces.

 Seduce, engaña y secuestra a la humanidad convirtiéndola en una prostituta, volviéndola una viciosa corrupta y desamorada orgullosa y vanidosa que hace cualquier cosa por lograr ser adorada, por satisfacer su ego, por conformar su delirio de ser diosa y reina.

 La humanidad misma viene a ser la prostituta o ramera del Apocalipsis, su orgullo y amor propio, esa vanidad desamorada donde se preocupa y elige a sí misma dedicándose a satisfacerse sin límite ni razón hasta la mas completa y abominable autodestrucción.

 No solo es la iglesia católica como de costumbre se dice la prostituta del Apocalipsis, sino que es toda religión mal practicada, toda religión o culto hecho para satisfacerse a sí, en desobediencia a Dios, toda religión empeñada en conquistar el mundo y en asentarse en éste, en dedicarse a éste, al orgullo y a la aceptación, de manera que entran todas las religiones conocidas hasta ahora.

 Dios Es Dios, Él Es Dios, no hay, no hubo, ni habrá otro Dios, es simple, entendible, coherente, fácil de comprender, pero el modo de vivir normal, común y generalizado es absolutamente contrario a esta verdad básica, esencial y coherente, dado que cada cual se cree un dios y se comprota como rey dedicándose a hacerse adorar, ver, reconocer.

 El problema es que Dios ha dejado de ser Dios para las almas, Dios puede ser cualquiera o cualquier cosa, se ha abandonado la búsqueda del Dios Vivo y Verdadero, se ha prescindido y renegado de Su Voluntad, se ha impedido Su Revelación y las almas se han sumido en la mas abominable desolación construyéndose de esta manera un limbo infernal en las almas y en el mundo donde se alza el olimpo y los olímpicos se hacen adorar como semi-dioses, se hacen servir y obedecer como reyes y oprimen y esclavizan al resto de la humanidad sometiéndola a sus caprichos, ambiciones y delirios.

 Hay muchos supuestos caminos alternativos, ha muchos supuestos dioses, los vicios se han generalizado y cada cual pugna desesperado por obtener ser adorado atendido, obedecido, servido, etc., entonces, hemos convertido el mundo en un verdadero infierno donde no podemos esperar otra cosa mas que padecer el gran vacío y la gran desolación, la ausencia de Dios mas abominable jamás concebida.

 Se alzan los cuernos de la bestia, surgen los anticristos y reclaman el poder total, imponen en el mundo el control absoluto, pasan a reinar, y cada uno lo hace en su área de influencia, en su especialidad, trabajando todos en conjunto, coordinados desde las sombras, poniéndose a disposición de satanás y sus organizaciones y organismos mundanos, de sus adoradores, colaboradores y servidores de siempre.

 Se trata de nueve anticristos, cada uno con un poder específico, pero por sobre estos se alza un décimo rey, el que reina sobre todos y los contiene en sí a todos, el falso mesías, el verdadero, total y definitivo anticristo que reinará desde nuestra Patagonia siendo consagrado como el rey de israel, de la definitiva tierra prometida.

Leer:

SECRETO DE LA TERCERA GUERRA MUNDIAL, EL MESÍAS DE ISRAEL: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/10/1152-secreto-de-la-tercera-guerra.html

LA MARCA DEL ANTICRISTO:

LA MARCA DEL ANTICRISTO, 2da Parte:


LA MARCA DE LA BESTIA Y SUS MISTERIOS:

LA CAÍDA DE LA IGLESIA:

LA CAÍDA DE LA IGLESIA, 2da Parte:

IGLESIA HIPPIE:

LA RELIGIÓN DE satanás:













¿EL NUEVO ORDEN MUNDIAL?, DISTOPÍA:


7.- CREACIÓN ENTERA SIN DIOS

 Dicen que son lo que no son, aparentan ser lo que no son y ni parecen ser lo que dicen ser, mucho menos lo que deberían ser, pero andan orgullosos, petulantes y arrogantes por el mundo quienes fingen amar a Dios, interesarse por Él y servirlo.

 Están encerrados en su orgullo y presunción, evadidos de la realidad, absortos en su mundo de mentiras, engañados y se han convertido en hipócritas consumados.

 No han rechazado al adversario, se han dejado engañar, seducir y atrapar, se perdieron en su seno-abismo, pues no lo han repudiado como debían, y al contrario, lo han buscado como no debían.

 Desesperados por ser adorados se han entregado al adversario en cuerpo y alma, se hallan ya condenados aunque se encuentren de paso aun sobre la faz de la tierra, es decir, han alcanzado la pre-condenación, y esto se debe a que han elegido consumada y voluntariamente renegar de Dios, prescindir de Él, adorarse y hacerse adorar no importándoles otra cosa mas que satisfacer su siempre creciente e insaciable ego.

 Almas ya perdidas que se hallan de paso por el mundo imperan, reinan, gobiernan, mandan, han alcanzado los puestos de mando, control y autoridad en el mundo, han concentrado y reunido poder convirtiéndose en hijas de satanás, verdaderas ególatras desamoradas que hacen cualquier cosa con tal de saciarse no importándoles ni siquiera su Verdadero Bien.

 Un alma que es capaz de hacer cualquier cosa y de mentir descaradamente con tal de satisfacer su ego llega a ser repugnante, se convierte en una serpiente, es hija maldita de satanás, y por ello después hace sus obras en el mundo, se dedica a engañar, mentir y a perder a otras almas.

 Chorrean inmundicia, son abominables, absolutamente detestables y herederas de la muerte eterna concentrando el espíritu de la ausencia de Dios en sí, constituyéndose de esta manera en cabeza de perdidos y perdedores que tiene un ego insaciable y que se esfuerzan por creer la mentira.

 Los perdidos y perdedores son seguidores de satanás, son infelices ególatras desesperados por obtener ser adorados a los que no les importa nada de nada ni de nadie, solo se empeñan en satisfacer su orgullo y saciar o conformar su abominable ambición angustiante, desesperante e histérica.

 A todas las almas quiere envolver, atrapar y seducir el adversario, pero, solo puede llevarse a aquellas que eligen por sí mismas ser el descarte de Dios, que eligen prescindir de él dedicándose a alimentar su ego-orgullo.

 Todas las almas de paso por el mundo tenemos la responsabilidad única e indelegable de echar a satanás, de extirparlo de nuestra vida y del mundo, de desterrarlo del corazón y cerrarle el acceso, por ello, si no lo hacemos, sufrimos las consecuencias, acabamos envueltos, atrapados, engañados y sometidos dedicados por ello a satisfacerlo, conformarlo, obedecerlo y saciarlo mientras nos hace creer que trabajamos y desvivimos por y para nosotros u otros, incluso hasta simulando heroísmo y grandeza cuando en realidad es todo un inmundo y repulsivo abismo de egolatría infernalmente narcisista y deplorablemente corrupto, tanto como desamorado.

 Estamos en una época única de la historia en la que podemos elegir entre llegar a ser hijos de Dios a Imagen y Semejanza del Señor, o ser hijos de satanás, herederos de judas, hijos de la abominación, hijos de la perdición. Esto se debe a Que Dios nos Da Su Espíritu, y si lo recibimos, llegamos a ser sus hijos, pero si lo rechazamos, llegamos a ser todo lo contrario, anticristos.

 Rechazamos a satanás cuando rechazamos la voluntad propia, cuando no nos dedicamos a cultivar el orgullo, cuando no practicamos la egolatría y la demagogia, el narcisismo y la estupidez del inútil culto a sí mismo, a la imagen-personalidad.

 Podemos llegar a ser Pre-Santificados, es decir, alcanzar la Santificación aun hallándonos sobre la faz de la tierra, y esto solo es posible si vamos por El Camino de la Revelación de la Divina Voluntad.

 Consiste tal Camino en buscar y discernir la Voluntad Divina, de Dios, es decir, consiste en tratar a Dios como Vivo y Viviente, no como un muerto al que se le impone la voluntad propia y se le obliga a obedecer, asentir, colaborar, aprobar, etc., pues Dios no debe seguirnos a nosotros, somos nosotros los que lo debemos seguir a Él, y lo seguimos cuando discernimos Su Voluntad y colaboramos en Que Se Haga-Reine-Triunfe.

 Las almas prescinden de la Revelación de Dios, entonces, prescinden de Dios, y esto ocurre también en religión, entonces, no solo se construye un mundo sin-Dios, sino que también son religiones que se construyen sin-Dios, y es así como tenemos una creación entera sin-Dios.

 Considerar que, donde Dios no esta, puede estar satanás, entonces, si en la creación entera no esta Dios, puede estar indefectiblemente satanás con las consecuencias que ello acarrea.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...