sábado, 31 de mayo de 2014

La verdad sobre satanás y los suyos (VI)



La verdad sobre satanás y los suyos (VI)


La verdad sobre satanás y los suyos (I):

La verdad sobre satanás y los suyos (II):

La verdad sobre satanás y los suyos (III):

La verdad sobre satanás y los suyos (IV):

La verdad sobre satanás y los suyos (V):

Capítulo I: bergoglio, ANTICRISTO, FALSO PROFETA (54): AL ÁRBOL SE LO CONOCE POR LOS FRUTOS

 Puede entrar, meterse, estar presente el adversario entre nosotros porque puede estar en nosotros. Esto se debe a que no somos diferentes, el alma es un antro, un abismo, una cueva propicia para delincuentes.

 Al no amar a Dios, se produce una abominable desolación, un inmenso vacío, no hay nada que pueda reemplazarlo, y es ahí, en ese infierno donde el adversario, satanás, puede meterse.

 Solos nos perjudicamos porque renegamos de Dios, prescindimos de Él, porque desdeñamos su Don y nos entregamos al vacío y la desolación, provocamos la abominable desolación.

 No podemos quejarnos de la maldad del adversario, es lo que es, lo que quiso ser, el problema es que nosotros hagamos nada para echarlo, desterrarlo, devolverlo al abismo.

 No podemos quejarnos tampoco de la inactividad de quienes dicen y fingen servirlo, es hora de que nosotros hagamos lo que es debido y que cada uno asuma su responsabilidad personal rechazando a satanás, exorcizándolo, venciéndolo, humillándolo, devolviéndolo al infierno que es su lugar.

 No pude ya haber complicidad con el adversario, no es hora de miserias, egoísmos, sino de heroísmos, de ponerse de pie y de hacer lo que no se hizo antes de que sea demasiado tarde.

 Es repugnante comprobar como quienes deberían vencer al príncipe de las tinieblas no solo no lo hacen, sino que se pasan a su bando, y encima, conservando las apariencias de servir a Dios, convirtiéndose en hipócritas y en la causa misma de la abominable desolación.

 Al árbol se lo conoce por los frutos, y los hipócritas ya sobreabundan de frutos podridos, a cada paso van demostrando, exponiendo, alumbrando su ser miserable, corrupto, desamorado, entregado a satanás y tomado por la muerte eterna.

 Es hora de dejar de esperar algo bueno de quienes se decidieron a seguir el camino malo, quienes ya se han consagrado públicamente a satanás desafiando a Dios, insultándolo, escupiéndole en la cara, vomitándoles su abominable rebeldía:

Sobre la canonización sin milagros, sin confirmación Divina (I):

Sobre la canonización sin milagros, sin confirmación Divina (II):

DIRECCIÓN DE TODAS LAS ENTRADAS CON EL TÍTULO: “bergoglio, ANTICRISTO, FALSO PROFETA”:

bergoglio, ANTICRISTO, FALSO PROFETA (53):

Capítulo II: JUSTAMENTE CONDENADOS

 No rechazamos las insinuaciones, ataques, influencias, etc., del adversario, le permitimos que tenga libre ingerencia en nuestra vida, le damos permiso para que la manipule y asocie a sus inmundicias.

 No lo rechazamos, al contrario, nos asociamos y entregamos, nos degeneramos y corrompemos, gustamos sus insinuaciones, inspiraciones, sugestiones, etc., despreciando a Dios, rechazándolo y entregándonos a la perdición.

 Ni siquiera tomamos en cuenta que esta suelto, que tiene carta blanca, vía libre, que puede hacer lo que se le antoje, no vemos lo que ocurre, no queremos abrir los ojos, dejamos que nos estropee la vida actual y nos condene también para la eternidad.

 No tiene poder para condenar a nadie, se dice esto en el sentido de que trabaja para obtener la condenación y la consigue porque nosotros colaboramos y la queremos no dejándole a Dios mas remedio que condenarnos.

 Dios aplica la condena, pero tampoco es Él quién nos condena, somos nosotros los estúpidos que elegimos la condenación, los que le hacemos caso a satanás y obligamos a Dios a condenarnos.

 Dios Salva, quiere Salvarnos, para eso envió a Su Hijo, los infelices llenos de orgullo perdidos en tinieblas y asociados a satanás somos nosotros. Los imbéciles que no queremos soltar al cerdo infernal somos nosotros.

 Dios quiere y puede Salvar, nosotros no se lo permitimos ni colaboramos, al contrario, colaboramos mas con el adversario entregándonos a la perdición, buscando la corrupción, gustando los vicios, sumergiéndonos en rebeldías, tinieblas, perversiones.

 Por mas que quiera hundirnos en la perdición eterna el adversario, es tan inútil que no puede, necesita que nos condenemos nosotros, que queramos perdernos. Queremos perdernos cuando elegimos apartarnos de Dios, renegar de Él, oponernos a Su Voluntad.

 Debemos desechar al traidor interno, a ese orgullo delirante y absolutamente inútil que siempre piensa en él mismo y que nos asocia al adversario apartándonos de Dios.

 Si no dejamos de obedecer a nuestro yo-orgullo, acabaremos enterrados en tinieblas, sometidos al adversario y justamente condenados.

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (I):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (II):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (III):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (IV):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (V):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (VI):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (VII):

LA CAÍDA DE LA HUMANIDAD (VIII):

HUMANIDAD A IMAGEN Y SEMEJANZA DE satanás:

HUMANIDAD DESCARTABLE:

SON LIBRES DENTRO DE SU CORRAL:

VIDA COMÚN=SATANISMO:

Capítulo III: EXPUESTOS CON JUSTICIA A satanás Y SUS CAPRICHOS

 Debemos soltar al que se pierde, al que se hunde, al que es precipitado al abismo, nuestro yo-orgullo, debemos dejar de preocuparnos por él, es decir, hay que dejar de preocuparse por sí mismo.

 Con la Venida del Señor el orgullo es incinerado, fulminado, destrozado, por ello es que si nos apegamos a éste o lo defendemos, terminamos destrozados y condenados como los tontos que elegimos ser.

 Dios no nos perjudica, Dios Salva, los infelices apegados al orgullo y delirantes de soberbia somos nosotros que nos apeamos al orgullo que es precipitado al abismo.

 Con la Venida del Señor el adversario, satanás, es condenado al abismo, devuelto a su lugar, y el problema es que, al hallarse su espíritu, él mismo, presente en muchas almas, se las lleva también al abismo eterno.

 Comprender acá la necesidad de librarse del orgullo, de renunciar a toda rebeldía contra Dios, de elegir la Obediencia a Dios, porque al no hacerlo, el alma orgullosa, sucia, impregnada del espíritu del adversario, es condenada con éste.

 Ahí es donde las almas quedan fundidas con satanás y no pueden ni enderezarse, donde se pudren padeciendo la inmunda presencia de satanás que las devora, consume, corroe, carcome.

 El Señor Pasa para hacernos el Bien Verdadero, pero si nos apegamos al mal y a lo malo, es decir, al que es malo y a su espíritu inmundo, nos vamos al infierno con éste porque es lo que elegimos al rechazar a Dios, al elegir continuar con la rebeldía a su Voluntad.

 Dios no nos condena, solos nos condenamos a padecer las tinieblas ya desde ahora, a padecer la presencia del adversario y a sufrir sus caprichos, imposiciones, manipulaciones, etc.

 La pereza espiritual acarrea que el adversario consolide su posición, acreciente su poder, se establezca definitivamente en el alma y pase a disponer a su gusto y ambición, según sus intereses y perversos planes para la humanidad.

 Esa abominable indiferencia hacia Dios es la que provoca que quedemos expuestos con justicia a satanás y sus caprichos.

Capítulo IV: CONTINUAMOS PERMITIÉNDOLE QUE DETERMINE NUESTRA VIDA

 Debido a la herencia de muerte, al pecado original, a esa separación inicial de Dios, quedamos expuestos a satanás que aprovecha a ligarse-apegarse al alma. Verdaderamente el adversario se adhiere o cuelga al alma, y lo hace para succionarnos vida, devorarnos vivos.

 Esto lo hace porque así se alivia de sus tormentos, porque así es como se e lleno en su vacío, y también porque así se asegura el hundirnos, el arrastrarnos a las tinieblas eternas.

 No podemos ni caminar derecho al tener colgado al adversario, primero por su peso y segundo porque nos debilita al robarnos vida y privarnos de vitalidad.

 Considerar que también ahí es donde nos va transformando en demonios, donde va produciendo el avance de la muerte eterna en el alma porque la va destruyendo y dejando en ruinas como los políticos a las naciones.

 Estas cuestiones no se consideran normalmente, no se toman en cuenta, lo que provoca que tampoco se remedien, entonces, las almas por mas que digan amar a Dios y querer seguirlo o servirlo, no pueden llegar a hacerlo verdaderamente.

 Obran limitadamente en su buena intención, y desde adentro, el adversario infiltrado, obra en contra, se opone, obstaculiza, hace una guerra interna queriendo imponer su voluntad y desviando de Dios.

 Apegado al alma va manipulándola, imponiéndole su voluntad, haciéndola hacer o no hacer, y lógicamente, siempre para que continúe siendo esclava, incluso cuando cree servir a Dios y seguir al Señor.

 Solo se lo puede vencer y cortar esta dependencia y sumisión, real esclavitud espiritual, haciendo un esfuerzo por buscar la Voluntad de Dios y un sacrificio para seguirla, para seguirlo obedeciéndolo en Su Voluntad.

 Ahí es donde se elimina o purga el pecado original que es rebeldía y donde el adversario es echado porque no tiene forma de aferrarse al alma. Comprender que si persistimos en rebeldía, seguimos otorgándole poder al adversario para que se meta en nuestra vida y la determine.

Capítulo V: NO ES NI SERÁ LIBRE

 Estando apegado, adherido, sujeto al alma por los vicios y rebeldías que ésta desea tener, el adversario va determinando la voluntad, disponiendo que es lo que se hace y que no.

 El alma con el correr del tiempo va pediendo el control de su vida, solo es una cerda orgullosa sometida a los caprichos de satanás. La imagen descripta por San Juan en el Apocalipsis de la ramera y la bestia significa muchas cosas, pero entre ellas simboliza lo siguiente:

 Es el alma misma delirante de soberbia, bestializada que es montada por un demonio. Esto significa dos cosas, el demonio es el espíritu orgulloso híper-desarrollado, y es también realmente un demonio que se apega a ella para vivir su vida y para salir del infierno.

 El alma queda convertida en una bestia desbocada que corre desesperadamente a buscar saciedad a sus vicios, ambiciones, perversiones, depravaciones, o sea, que queda consagrada a lo mas bajo y bestial tendiendo a convertirse en un demonio.

 De esa unión perversa surge un espíritu asqueroso, inmundo, repulsivo, absolutamente abominable, totalmente deplorable, horrendamente repugnante. Es el yo-orgulloso, un espíritu de amor propio que se desespera por ser adorado.

 Ese demente de orgullo permanece ajeno totalmente a la realidad porque esta sumergido en su irrealidad, solo ve lo que desea ver y la verdad es que se quiere ver a él mismo, es narcisista, enfermizamente se adora.

 Se adora porque es débil, porque es un maldito cobarde, un cerdo que no sabe ni quiere hacer otra cosa mas que preocuparse por él mismo. Pretende pasearse orgulloso sobre la faz de la tierra, pero es para mentirse, para decirse que no tiene miedo, pero no puede huir del miedo, es miedo en esencia, y mientras lo tengamos, vamos a continuar teniendo miedo.

 Debemos desterrarlo, elegir a Dios, renunciar a nosotros mismos, así es como lo venceremos, por Fe, por amor a Dios olvidándonos de nosotros, no haciendo caso a las histerias infernales que pretenden apartarnos de Dios para siempre.

 Solo un verdadero simple y puro amor a Dios logra que el alma se despegue del adversario y sus inmundicias, si falta el amor real a Dios, aquel que lo obedece, el alma no es ni será libre.

La prostituta del Apocalipsis:

La bestia sobre la que esta sentada la prostituta del Apocalipsis:

LA PROSTITUTA O RAMERA DEL APOCALIPSIS Y bergoglio: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2014/01/2014-la-prostituta-o-ramera-del.html

FALSO PROFETA Y ANTICRISTO, SURGIMIENTO Y DERROTA:

ANTICRISTO Y FALSO PROFETA, ¿POR QUÉ ES TALES COSAS?:

VERDADEROS Y FALSOS PROFETAS:

APOCALIPSIS, SIMBOLISMOS (I):

APOCALIPSIS, SIMBOLISMOS (II):

APOSTASÍA, IMAGEN, ANTICRISTO, DESOLADOR Y LOS DOS TESTIGOS: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/12/1700-apostasia-imagen-anticristo.html

Capítulo VI: NECESIDAD DE PERSEVERAR PARA PODER SER LIBERADO

 Por la rebeldía esta apegado el adversario al alma, cuado rengamos de la Voluntad de Dios, satanás esta presente en nosotros porque la rebeldía es su espíritu. Ahí es que tira hacia abajo para apartarnos mas de Dios, es decir, provoca mas rebeldía, inspira mas oposición, mas renegar y prescindir de Él.

 Quiere imponernos su voluntad, quiere imponernos que reneguemos de Dios, y para eso nos infunde o transfunde su miedo y desconfianza a Dios, queriéndonos convencer de que es justo y debido rechazarlo, repudiarlo, renegar de Él, oponernos a Su Voluntad.

 No lo presenta ni lo ofrece como rebeldía a Dios abiertamente salvo que el alma odie a Dios realmente, lo vende o impone como miedo, preocupación por sí, como que es justo pensar en sí mismo, preocuparse, dedicarse a hacerse amar, aceptar, adorar, servir, obedecer, etc.

 De mil maneras va a tratar de evitar que nos acerquemos a Dios porque ahí es donde pierde el control, y además, porque siente miedo, y siente miedo porque se ve a él mismo a la Luz de Dios.

 Viéndose a él mismo, teme ser descubierto, y teme bien, pues al acercarnos a Dios, Dios mismo comienza a hacernos el bien, y el principio de todo bien es echar al adversario.

 Si permanecemos en tinieblas no notamos la presencia del adversario, ahí reina él, puede disfrazarse, ocultare, etc., pero si hacemos un esfuerzo por vencer sus engaños e intimidaciones, podemos acercarnos a Dios para que nos Haga El Bien Verdadero.

 Una trampa común de estos tiempos es desviar sutilmente a las almas inclinándolas a que adoren a una persona o institución y de esta manera, dejen de adorar a Dios, de prestarle atención, y por supuesto, de obedecerlo.

 Esto puede hacerlo fácilmente porque las almas se adoran a si mismas, se miran con pena, lástima, compasión y se alzan orgullosas mintiéndose, adorándose y dedicándose a hacerse adorar.

 Por supuesto que influenciadas por el adversario las almas cuando se ven a sí mismas reniegan de Dios, huyen, se mienten y engañan, pero también es verdad que pueden rechazar al adversario y hacer un esfuerzo por perseverar delante de Dios.

 Perseverar delante de Dios significa seguir firmes en el camino mientras somos purificados por Él y mientras somos liberados de las cadenas, ataduras, ganchos, sogas, etc., que nos puso el adversario.

Capítulo VII: ES INFELIZ Y SE LO MERECE

 Debemos aprender a amarnos a nosotros mismos pero bien, lo que significa que debemos querer para nosotros lo que Dios quiere, a Él mismo, Su Don, El Espíritu de Vida.

 Nos amamos mal porque adoramos el vacío y queremos hacer que otros nos adoren prescindiendo de Dios, volviéndonos orgullosos, dedicándonos a la egolatría narcisista infernal.

 Somos vanidosos orgullosos, arrogantes, delirantes, y es porque estamos vacíos y entregados a las manipulaciones y engaños de satanás, nos convencemos de lo que queremos no queriendo comprender que no lo merecemos, solo pensamos en satisfacernos y en conformar el miedo que decimos no tener.

 El alma que se niega a sí misma para buscar a Dios, para discernir Su Voluntad y entregarse a Él por Ella, esta recibiendo a Dios Que Es La Vida, teniendo por ello Vida Eterna.

 El alma que cree que hace lo que quiere y que se desenfrena en el mundo comportándose como un caballo desbocado al entregarse a satisfacer vicios, ambiciones, depravaciones, etc., también se niega a sí misma.

 Se niega a sí misma mientras que cree que esta exaltándose liberándose etc., porque en realidad no hace lo que ella quiere, sino que hace lo que satanás quiere, aquello que le inspira y le hace hacer.

 Ahí es donde el alma soberbia tiene su premio, se cree libre porque odia a Dios, pero no ve que es esclava porque elige a satanás, y lo tiene bien merecido porque quiere pasar por el mundo en ese estado deplorable de orgullo, presunción, rebeldía y desamor a Dios.

 Elige ser infeliz el alma orgullosa, rebelde y que se entrega a mentirosos en el mundo que le dan razón, y lo merece porque es una caprichosa obtusa desamorada llena de orgullo que no acepta una corrección, limitación, ni siquiera por su bien.

 La felicidad verdadera procede de que Dios Viva-Permanezca en el alma, por ello es que el alma que reniega y prescinde de Él, por mas que busque la felicidad en el mundo no la va a encontrar.

 Menos aun va a encontrar la felicidad si se empecina en hacerse obedecer, servir, aceptar, reconocer, etc., porque ahí es donde se convierte en una maldita resentida desamorada que reniega de todo, se opone a todo y persigue a todos exigiendo adoración, aceptación, sumisión, etc.

LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (III)



LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (III)



LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (II):

LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (III):



Capítulo I: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (I)

 Quiere el adversario, satanás, encerrar a cada uno, aislarlo y enloquecerlo para arrebatar el alma hundiéndola en el abismo.

 Busca los apoyos, las relaciones, quiere cortar todo, por ello es que siembra discordia, división, guerra, pelea. Aprovecha situaciones existentes o las provoca.

 Estudia a cada uno y busca donde presionar, aplastar, humillar, donde puede infundir miedo, preocupación, y ahí golpea.

 También busca aquello que especialmente duele o enerva, hace explotar o descontrola a cada que no es lo mismo para todos. Eso lo utiliza, ahí golpea, aplasta, humilla, vence, se impone o hace parecer que otros lo hacen o lo harán.

 Siempre esta buscando ese punto débil, punto sin retorno ni retroceso en el que el alma no cede, no soporta y explota en furia, se enciende en llamas y se defiende instintivamente como bestia descontrolada.

 A veces hace creer que otras personas perjudican, que se aprovechan, que golpean o humillan, o que lo harán, porque es como esas viejas que critican y hablan mal de otros provocando odio, generando miedo, buscando sembrar la discordia.

 Finge que defiende al alma, pero le sugiere desconfianza, busca generar miedo y preocupación, porque así el alma se hunde y encierra. De esta manera esta buscando controlar o determinar la voluntad.

 Quiere imponer o provocar con sus mentiras inspiradas y percibidas en la mente, desconfianza, dudas, cuestionamientos, para que el alma tenga miedo y desprecie a otras, las acuse, condene.

 Así es como el alma cree que se defiende, protege, pero tiene al enemigo adentro, lo esta recibiendo al darle crédito a sus mentiras, al aceptar sus pensamientos, razonamientos, inspiraciones.

 De esta manera es como impone a las almas que no amen, que desconfíen, teman, desprecien, se aíslen-encierren, y siempre teniéndolo como algo justo, bueno, necesario, debido.

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Realeza y organización de las tinieblas:

Capítulo II: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (II)

 Inspira pensamientos, sugiere razonamientos el adversario, la persona los percibe en su mente, y desde ahí genera sentimientos. También infunde o transfunde sentimientos para completar el engaño y controlar o dominar a las almas.

 Lo que le interesa es controlar la voluntad, determinarla, o bien dirigir una voluntad, o bien generarla, provocarla.

 Así es como consigue hacer hacer o no hacer al alma, le impone su voluntad y el alma la tiene por propia, la hace suya, no sabiendo que al hacer propia la voluntad del adversario, está entregándose a éste y es él el que la hace suya.

 De esta manera se apropia de las almas, las controla, domina, somete, esclaviza, manipula, las pone a su disposición, y encima, van por el mundo plenamente convencidas de que obran bien o por y para su bien, o mas orgullosas aun, que lo hacen por el bien de otros.

 Esto sucede a almas inconscientes que no realizan el discernimiento de la Voluntad de Dios, o sea, cómodas desamoradas que no buscan a Dios verdaderamente y por lo tanto no lo aman realmente.

 Controlando al alma de esta manera va haciendo que se encierre, aísle, que tema por sí misma siempre, que piense en sí y se dedique a hacerse amar, adorar, negándose a la vez a dar lo que pide.

 Acá le sugiere e impone desconfianza de otras almas para que se niegue a amarlas, para que encuentre excusas, pretextos para no amar, y siempre son acusaciones, quejas.

 Ahí recurre al miedo, infunde terror en las almas de padecer, les sugiere que las otras la van a perjudicar, lastimar, hacer sufrir, despreciar, humillar, para que se retraigan, nieguen, oculten o acusen.

 También puede inspirar el mismo miedo, pavor, terror, habiendo relación, pero acá trabaja en las dos partes sembrando discordia, veneno, fortaleciendo el orgullo y ofreciendo dudas, cuestionamientos.

 Otra cosa que hace es sugerir directamente que otras personas están perjudicando, ahí aprovecha ciertos hechos para darles otra interpretación, y así el alma que lo escucha se hunde, tiene miedo y ve como real lo que el adversario le sugiere.

 A estas cosas se añade que el comuna de las personas no ve ni entiende lo que sucede, solo piensa en sí misma, cree que son pensamientos suyos propios y a eso se añaden los sentimientos de miedo y preocupación presionando para que se le de curso a la mentira y sea tenida como cierta.


CARENCIA DE BUENA VOLUNTAD:

OBRA CON SU VOLUNTAD CONTROLADA, DETERMINADA Y MANIPULADA:

REFLEXIONES SOBRE LA VOLUNTAD PROPIA:

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo III: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (III)

 A veces las maniobras infernales son realizadas para que la persona se vuelva loca, otras para que sea tenida por tal por el resto de las personas, especialmente por su entorno.

 Así es como aísla a las almas, y el aislamiento lo quiere para atormentarlas, para apoderarse de ellas y consumirlas-devorarlas envida, dado que les va succionando vitalidad.

 A medida que obra como sanguijuela espiritual el alma se debilita, enferma y llega hasta padecer un tipo de muerte, la muerte espiritual por ello es que vaga sobre la faz de la tierra como desgraciada sufriente, solo sabe padecer, solo conoce sufrimientos, angustias obsesiones desesperaciones e histerias.

 El alma debe hacer un esfuerzo por salir del abismo, dejar de encerrarse, dejar de pensar en sí misma, comenzar a elevar el pensamiento, la mirada, dirigirse a Dios, prestarle atención.

 Tiene que dejar de estar pendiente de sí porque ahí es donde genera amor propio, debe pasar a estar pendiente de Dios, porque ahí es donde genera amor a Dios.

 Considerar que sufre el embate de los demonios porque esta encerrada, aislada, vacía, desolada y sin amor. No está sin amor porque no es amada como se queja, lamenta, o preocupa, esta sin amor porque no ama, dado que el amor que tenemos es el amor que damos.

 Ahí es donde tiene las trampas el adversario, quiere imponer a las almas que no amen, porque al no hacerlo dejan de generar amor y provocan vacío, desolación, angustia, desesperación obsesiones, histerias, etc.

 Cuando el alma no ama y se lamenta por sí misma, se hunde, entierra en vida, se esta velando viva, se convierte en una muerta espiritual que es asaltada por los demonios.

 Dios Es Amor y Voluntad de Amar, por ello el alma que no ama no puede tener a Dios, se queda con el vacío, la ausencia la carencia de Dios donde puede meterse el adversario, satanás.

 Encierra el enemigo a las almas haciéndoles temer por sí, logrando que se preocupen y amenazándolas o insinuándoles que son o serán perjudicadas porque así es como se niegan a amar y retroceden, no viendo que el mal se lo causan a sí mismas al negarse a amar, al temer y al despreciar en respuesta a lo que temen.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo IV: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (IV)

 Convierten las almas su paso por el mundo en un infierno porque no aman ni les interesa hacerlo, solo se preocupan por alimentar su orgullo, generar amor propio, hacerse adorar.

 Al prescindir de Dios se exponen a las maniobras infernales, le dan poder al adversario, le posibilitan hacerse presente, porque satanás, y con él sus demonios, se hacen presentes cuando Dios esta ausente.

 Son las almas las que deben buscar a Dios, salir de sí mismas, dejar de pensar en sí y de alimentar su ego, porque al no hacerlo se están perjudicando, y luego, por inspiración satánica, acusan y responsabilizan a otras.

 Ellas mismas al no amar a Dios convierten su vida en un abismo de egolatría narcisista infernal en el que puede hacerse presente la serpiente antigua, satanás, pero orgullosas, ciegas y aconsejadas por éste, culpan, responsabilizan y acusan a otros por lo que se provocan.

 Pasar por el mundo, hallarse en el tiempo como si Dios no existiera o como si fuese irrelevante si existe o no, es lo que deja a las almas en un estado infernal, o sea donde Dios no existe y es irrelevante si existe o no.

 Dios respeta la elección de las almas, pero que comprendan e una vez que por su orgullo, amor propio, por encerrarse en el propio abismo están enloqueciéndose, desesperándose y exponiéndose a perderse eternamente.

 Si las almas se sienten fuertes, orgullosas y seguras desconfiando de Dios, aprovecha el adversario su estulticia y las confunde, las vuelve mas seguras de sí y fomenta esa desconfianza de Dios.

 Siembra miedo, preocupación dudas y ahoga a las almas en sí mismas, pronto se olvidan de Dios, pasan a pensar obsesiva, angustiante y desesperadamente en sí mismas.

 Si no logra preocuparlas con algo, lo que hace es sembrar desconfianza de Dios, le asta la simple duda para meterse y depositar su veneno.

 Sugiere pensamientos y transfunde su maldito espíritu de odio a Dios como fuerza descontrolada que entra al alma como ventarrón por hendija y la deja helada de miedo-orgullo, pero encendida de furia y ardiendo en deseos de adoración.

 Las almas se ven envueltas por pensamientos dominantes, obsesivos, maliciosos, venenosos, perversos, retorcidos, ácidos que las hacen sufrir, a la vez que padecen la fuerza descontrolada de la furia infernal, del odio.

 De esta manera su pobre y débil voluntad es vencida entregándose a odiar, acusar aborrecer, perseguir, maltratar, despreciar, etc., y siempre convencidas de obrar bien o con justicia, o por su bien o por el de otros.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo V: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (V)

 Puede el adversario engañar a las almas porque están exclusivamente dedicadas a sí mismas, totalmente encerradas, abismadas en sí y completamente olvidadas de Dios.

 A veces hablan sobre Él, dicen que creen, pero es mentira, no han levantado la cabeza de sí no han elevado el pensamiento, se hallan completamente abismadas en su orgullo y dedicadas a satisfacer su ego.

 Que sepan algo sobre Dios o hablen sobre Él no quiere decir que lo tengan o que Él las tenga, considerar que los demonios saben mas que las almas sobre Dios, pero no por ello lo ven o están en el Cielo.

 Son una montaña de orgullo, un cúmulo de inútil amor propio, no hacen otra cosa mas que preocuparse inútil y constantemente por sí, olvidándose de Dios, renegando de Él, apartándose de su Voluntad, y por ello, oponiéndosele, y encima, con el orgullo de que lo siguen o sirven.

 Las almas se dejan dominar por el miedo, cada cual se entrega a su preocupación, se angustia, desespera, enloquece, obsesiona y termina convirtiéndose en histérico que clama obediencia y exige imponerse.

 Se apoyan en sí mismas, no confían en nadie y mucho menos en Dios porque no lo controlan, someten, porque no pueden ponerlo a su disposición, entonces, lo descartan o bien pierden el tiempo tendiéndole trampas y queriendo imponerle que se rinda.

 Ahí es donde las engaña y manipula el al adversario, las vuelve orgullosas de confiar en sí y temerosas para que desconfíen de Dios y lo pongan a prueba, lo tienten, para que le exijan obediencia, servicio, atención, porque sabe que no lo van a conseguir.

 Las empuja a eso para volverlas mas orgullosas, inseguras miedosas, para que se choquen contra la pared y acaben por desconfiar de Dios cuando dicen que creen, porque al no poder dominarlo o controlarlo, al no poder ponerlo a su disposición se creen desgraciadas, despreciadas, se sienten frustradas.

 De entrada fue una trampa infernal, el adversario les infundió miedo y les inspiró que tratasen de vencer a Dios, de imponérsele de colocarlo a su disposición. Sabía que no lo iban a conseguir fingió que se interesaba por las almas, pero la trampa es esa, quiere que se frustren, decepcionen, porque ahí, en el desengaño-desencanto les infunde su veneno, odio, rabia imponiéndoles que odien a Dios.

 También les sugiere que Dios no las ama o que las desprecian y que no le importan a nadie, mucho menos a Él, etc., todas esas cosas que las almas débiles, miedosas, cobardes, orgullosas y desamoradas gustan escuchar, pensar, sentir.

 Así las aparta de Dios, y las orgullosas no admiten que no han querido confiar nunca, que dijeron que confiaban en Él cuando en realidad lo estaban poniendo a prueba pidiéndole que se rinda a sus caprichos.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo VI: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (VI)

 Queremos confiar mas en nosotros mismos que en Dios, nos negamos a confiar en Él, a cederle el control, a apoyarnos realmente en Él y descansar, por ello es que convertimos nuestra vida en un infierno, y si es un infierno, puede meterse el adversario para perturbarnos.

 Nos azota, castiga, somete, humilla, hace padecer, se burla, porque es un cerdo sádico que disfruta en la maldad, le agrada vernos y hacernos padecer, pero mucho mas le gusta enloquecer a las almas.

 Quiere enloquecerlas porque así consigue se odien y sean odiadas, las cerca con su vómito de odio para destrozarlas y finalmente postrarlas y perderlas en el abismo eterno.

 El alma que es odiada, o que cree que lo es no siéndolo, se odia a sí misma, por ello se hunde, entierra, encierra y lego se dedica a odiar y a despreciar a todos.

 Se incapacita para amar, llega a morir en vida, porque pierde la capacidad o voluntad de amar, lo que es estar muerta en el espíritu. Una vez que se halla en ese estado, no le importa ni le interesa nada, todo orden esta trastocado, entonces, odia, desprecia, aborrece.

 Esto puede suceder incluso siendo el alma orgullosamente religiosa, piadosa, etc., según el mundo. También sucede aun cuando el alma diga no ser mala o no tener vicios.

 Lo que determina que el alma este muerta es el rencor que guarda, esa voluntad de no amar, lo que aumenta con el miedo, la preocupación por sí. Ahí el alma se dedica a hacerse amar o se apega a quienes sabe que la aman o a quienes exige que lo hagan.

 De esta manera el alma se vuelve miserable, sumamente egoísta, se dedica a buscar seguridad apegándose a otros y exigiéndoles celosa y orgullosamente como un nene que la amen, adorne, miren, presten atención.

 El alma de esta manera tiene siempre sustitutos, apoyos, falsas seguridades, se apega a otras y nunca se dirige a Dios, y es ahí donde el adversario la engaña.

 La engaña de varias maneras, por ejemplo, le hace temer que Dios le va a quitar esos apoyos o falsas seguridades, transmitiéndole al alma su miedo, porque ahí es donde él se halla colado o metido.

 También le sugiere que Dios no es necesario, que tiene todo lo que quiere o cosas similares para que el alma se vuelva cómoda, egoísta, indiferente y apegada a otras succionándoles vida y sin evolucionar, crecer o madurar, sin moverse, sin amar.

 Otra cosa que hace es usar esas inmadurases para producir inmadurez espiritual, usa esos miedosos apegos para que se reflejen en la devoción, para que las almas sean infantiles, egoístas y desamoradas para con Dios.

 También se cuela en las devociones haciéndose pasar por Dios, y puede engañar a las almas con inspiraciones, voces, apariciones, porque puede transfigurarse en ángel de luz para desviar a las almas cómodas, egoístas, inmaduras espiritualmente o que desean ser adoradas por Dios y no obedecerlo. Las almas no saben discernir las apariciones, inspiraciones, locuciones, etc., buenas o verdaderas de malas o falsas.

 En este punto otra cosa que hace es generar miedo o preocupación obsesivo respecto de perder tal o cual persona, o tal o cual cosa, para que el alma no llegue a elevarse nunca, para que no preste atención a Dios y se hunda preocupada en sí misma.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:

Capítulo VII: ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES (VII)

 No hacen las almas lo que deben hacer, por ello es que se hallan postradas, estancadas y todo cuanto intentan les resulta mal, se desvanece o desmorona, derrumba o viene abajo.

 Ahí se frustran, odian, lamentan, se atormentan a sí mismas culpándose o considerándose maldecidas, desgraciadas y es en esto que el adversario las confunde, engaña y atormenta.

 Quiere que las almas se odien a sí mismas, se desprecien, caigan en el autodesprecio, porque en ese abismo llegan a hacer todo lo malo posible por perjudicarse creyendo incluso que obran por su bien.

 Ahí abajo andan desdichadas, se arrastran por el suelo como gusanos, se consideran condenadas y hasta temen el odio de todos, incluso de Dios, o suponen también, por sugerencia infernal, que todos en derredor perjudican y son de temer.

 De esta manera logra que las almas no amen y ni siquiera se amen, que solo sufran, lloren, se lamenten, se tengan lástima y al final, se odien, aborrezcan, desprecien.

 Mientras se auto-desprecian las almas, aun siendo amadas no lo ven, no lo advierten, no lo notan, no se dan cuenta. Por ello es que se abisman mas en sí, se hunden, evaden, pierden, extravían vagando en tinieblas.

 No creen ni pueden ni quieren, lo único que hacen es vagar sobre la faz de la tierra lamentándose, preocupándose, angustiándose, sufriendo como condenadas no estándolo aun.

 Quiere generar el surgimiento del orgullo, de un espíritu orgulloso e inútil que solo se lamente por sí y demande ser adorado, exija ser obedecido, y busque ser amado imponiendo que le presten atención.

 Es un espíritu de amor propio, preocupación por sí, de nula voluntad de amar, de real olvido de Dios y omnipresencia de sí. Es el mismo espíritu del anticristo.

 El alma cree que se salva que se libera o protege, pero lo único que hace es dedicarse a sí misma, a generar orgullo, amor propio, a convertirse en nada o menos que nada y siempre sufriente.

 La función de ese anticristo personal, doméstico, es perpetuar al alma en un estado de muerte-miedo, o sea, de constante preocupación por sí, porque ahí es donde se deja manipular por el adversario.

 Si el alma no busca verdaderamente a Dios, si no hace discernimiento de Su Voluntad, puede ser engañada y acaba dedicada a conformar su miedo sin vencerlo nunca, y cree falsamente que se libera cuando en realidad lo esta conformando, satisfaciendo y por ello no es atormentada por ese miedo.

 Al adversario le basta con asustarla para manipularla, porque el traidor interno, ese yo-orgullo-amor propio-anticristo personal, le hace hacer o no hacer según lo que el adversario quiere y finiendo así que la protege o defiende.

 Acá es donde el traidor interno le sugiere al alma que haga lo que el adversario quiere y la convence de que es por su bien en defensa, pero este yo-miedo, trabaja para satanás, y por ello, para postrar y perder al alma.

 Ahí es donde el alma no ama, no confía, no cede, no hace nada bueno, y siempre con orgullo y creyendo que es por su bien o defensa, o por el bien y la defensa de otros.

 Justamente acá es donde debemos vencer el miedo para vencer el anticristo personal o doméstico y llegar a ser libres de las imposiciones del adversario, satanás, pero si no hacemos el esfuerzo por buscar a Dios y obedecerlo, no vencemos el miedo, éste nos domina y lo único que hacemos es conformarlo.

 Si lo conformamos se acalla, deja de atormentarnos, pero no nos liberamos, es la falsa liberación que ofrece el adversario, un engaño en el que lo único que hacemos es perjudicarnos porque ese miedo crece hasta devorarnos.

Realeza y organización de las tinieblas:

¿CÓMO INTERVIENEN LOS ESPÍRITUS EN EL MUNDO?:

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS EN LAS ALMAS Y EN LAS PERSONAS:

GRADO DE ENTREGA=GRADO DE PRESENCIA:

ESCALAFONES ESPIRITUALES EN LOS REINOS:

SE HACE EVIDENTE EL REINADO DE satanás EN LAS ALMAS Y EN EL MUNDO:

ENFRENTAMIENTO CON LA MUERTE ETERNA:


Entrada destacada

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL

NUEVO ORDEN MUNDIAL = ORDEN SATÁNICO INFERNAL 1.- El nuevo orden mundial es la expresión terrenal del imperio espiritual de...